Nacional

Un sueño

Mantenía los ojos cerrados, pero advertí con un escalofrió de horror que los movía bajo los parpados, como si, en la muerte, soñara, caminé lentamente hacia atrás, esa última despedida que pensé llena de dolor, se había convertido en un tormento lleno de terror tratando de no hacer ruido para no despertar lo que yacía en ese mausoleo, tenía tantas cosas que quería decirle, gritarle que no era justo perder a mi mejor amigo. Al girar entendí que lo que estaba dentro de tu cuerpo no lo reconocía, porque tu alma ya descansaba, pero algo quería despertar a través de ti. Caminé lentamente hacia la salida y ya no estaba sola, todas las sombras habían tomado formas distintas y caminaban hacia mí, salí y respire profundo pensando que el dolor me hacía ver cosas que no estaban, y las sombras seguían acercándose, como queriendo tocarme, mire las copas de los arboles esperando que fuera el aire el causante de tal alucinación, pero no corría ni la más mínima ventisca otoñal y fue entonces cuando me dÍ cuenta de aquel profundo silencio, de ese silencio que enfría el cuerpo y detiene el alma, me paralicé pero intuí que corría peligro y desde el fondo del lugar, en lo más oscuro y profundo del cementerio pude ver ese elegante hombre, vestido como de la época del siglo pasado, pero su traje oscuro era impecable, resaltaba la camisa blanca, reconocí esa blanca y pálida piel que tantas veces me persiguió y esos ojos azules me hicieron entender que era el momento en que mi cuerpo debería reaccionar y empezar a correr sin mirar atrás como tantas veces antes lo había hecho, y me pregunté:

– ¿Si tu muerte era realmente un accidente? ¿En verdad esa mujer estaba loca o poseída? ¿Era una trampa? ¿Por mí?-

Ligeramente movió sus labios, parecía como si se sonriera, con una expresión triunfante, ¡me estaba esperando! y fue ahí donde mis piernas empezaron a correr sin avisarle a mi cuerpo y por inercia salí disparada, buscando la salida entre ese laberinto de tumbas, de personas descansando, noté que las sombras ahora se quedaban inmóviles, simplemente observando, sintiendo pena por mí y lo que me ocurriría, sentí un gran vacío dentro de mi ser, entre cargo de consciencia (el calvario que me persigue día a día por el simple hecho de existir) y desesperación por salir de aquel lugar que ahora no me parecía el mejor ni el más tranquilo para pasar mi eternidad, ni la de mi mejor amigo, corrí como siempre lo hago al huir de él, sabía perfectamente quien era, no necesitaba la cola y cuernos que tanto insisten en ponerle para descubrir su identidad, honestamente solo al principio me asombré de su agradable apariencia y extremada elegancia, hasta que descubrí quien era, y volví a recordar aquella vez que le abrí la puerta de par en par y lo deje entrar en mi vida, esa maldita tabla de madera con el abecedario tallado y “curada” en el panteón fue el conducto perfecto para permitirle entrar sin darme cuenta y esperando la respuesta del más allá de otra persona, sé que ahí fue el momento en que entró y lo peor es que yo me presente, era más inmadura, vivía prácticamente sola y pensaba que podía comerme el mundo y hablar con los muertos, jugar con ese pedazo de madera que no significaba más que eso; un pedazo de madera sucio y húmedo con tierra de panteón, no me causaba más que curiosidad, aunque recordándolo bien, si me demostró lo que era, porque cuando la jugué en casa, al final, con burla la arrumbe en un rincón y ya entrada la madrugada pude escuchar correr algo o alguien por toda la sala, desesperado por entrar a mi dormitorio, primero pensé que eran niños jugando afuera, pero pasaba de las 3 am, después me sacudió un escalofrió que como resorte me hizo levantarme de la cama y en fila a la entrada de mi recamara, obstruyendo el paso, puse todas las imágenes santas que me han acompañado desde niña y ese día mi fé y mis oraciones me protegieron, de golpe mi cuerpo cansado se detuvo con una pared y volví a la realidad, estaba sudando y ya no podía correr más, me ví entonces en la casa de mis padres en aquel frio y pintoresco pueblito que tiene por eterna novia a la neblina, estaba al fondo de la casa, después del jardín, de las flores y los árboles, estaba hasta el fondo y lo ví, ahí estaba, me arme de valor para enfrentarlo, aunque nunca lo había hecho, y le pregunte:

– ¿Qué quieres?-

Su rostro parecía como burlón y satisfecho, pero no me doblegue, volví a preguntar:

– ¿Qué quieres?-

Entonces lo supe, de repente y de mi mano, estaba mi hijo, el ser que más amo en el mundo, eso quería, ¡eso perseguía!, todo el valor del mundo lo tuve en mi cuerpo en ese momento y puse a mi hijo atrás de mí, protegiéndolo de todo mal, cuidando su esencia y su alma, rete a aquel ser con la mirada y me prometí que nada le pasaría al niño, cerré los ojos y me dije:

– ¡Esto es un sueño! ¡Despierta! Vas a abrir los ojos y vas a ver la espalda de tu esposo dormido y el niño soñando con ángeles en su cama! –

Al abrir los ojos estaba él, sus profundos ojos azules llenos de maldad y de vacío aun los recuerdo, eran inexplicables consumidos por almas y dolor que le llenaban de vida, ahora la sonrisa se había borrado de su rostro y estaba lleno de ira, y entendí que no podía tocarnos, no podía por que pertenecemos a un ser superior que él, nuevamente cerré los ojos y al abrirlos vi la espalda de mi esposo, pero mi cuerpo estaba completamente inmóvil y escuche como mi hijo cayó al suelo, como si lo hubieran jalado y tirado de la cama que tenía una protección para que no se cayera y por lo mismo jamás le sucedió algo así, como pude le grite a mi esposo que fuera a ver a mi hijo, lo levantara y lo persignara, no sé cómo se veía mi semblante que inmediatamente al mirarme, verme inmóvil y contorsionada, despertó de golpe y corrió al siguiente cuarto a levantar a mi pequeño.

Yo tardé como 15 min en poner en movimiento mi cuerpo, eran alrededor de las 3 am, entendí que lo que había sucedido era una manifestación de coraje de no poder tenernos ni a mi hijo ni a mí, que su mejor estrategia es hacernos pensar que no existe, que son sueños, pero la verdad es que está ahí, buscando cualquier debilidad, observando, esperando que una puerta se vuelva a abrir.

Visítanos:

leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios eso nos serviria de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply