Nacional

Pánico en el cementerio.

Una pandilla de amigos que vivía en un pueblo en Carolina del Norte, estaban de fiesta bebiendo cerveza y contando historias de terror. Uno de ellos recordó una historia que le habían contado de pequeño sobre el cementerio local. Según la leyenda si te ponías encima de una tumba y clavabas un cuchillo y este se mantenía erguido sobre alguna hendidura de la lápida, una mano lo agarraría y se lo llevaría dentro del ataúd.


Los amigos bromeaban incrédulos y divertidos. Ninguno se creía la historia, aún así ofrecieron 20$ a quien fuera capaz de entrar en el cementerio, se pusiera sobre una tumba y clavara un cuchillo a ver lo que pasaba.

Una de las chicas del grupo envalentonada por las cervezas y con ganas de lograr 20$ se atrevió a intentarlo. Entró en el cementerio saltando la tapia. Fue hasta la tumba, se quedó parada sobre ella, cogió el machete que le habían dado y lo clavó sobre la lápida.

Leyendas urbanas cortas

De repente quiso moverse y le costaba, algo la estaba reteniendo, no podía moverse. Comenzó a chillar, presa del pánico. Gritaba a sus amigos pidiendo socorro, pero sus amigos pensaron estaba de broma así que no hicieron caso.

Al día siguiente se encontró a la chica muerta de un para cardíaco sobre la tumba. Al clavar el cuchillo había atrapado parte del dobladillo de su pantalón vaquero, ella pensó un cadáver la retenía, pedía ayuda y nadie acudía y al final murió de miedo.

Visítanos:

leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply