Nacional

La casa de la Ouija

Corría el año de 1993, en el boulevard de Emilio Carranza y casi con Presidente Cárdenas había unas casas viejas y sin habitar. Ahí era lugar de reunión de jóvenes estudiantes de la secundaria Andrés S. Viesca. Se dice que un día tres jovencitas decidieron no asistir a clases y refugiarse en una de estas casas de muy fácil acceso, la finalidad era jugar a la ouija.

Lo que comenzó como un simple juego de adolescentes, tendría un final muy diferente al pensado. Sofía era quien había propuesto ese día no asistir y ella tenía en su casa una ouija que su tía jugaba; Mariana y Silvia accedieron a la propuesta. Eran las 9 de la mañana cuando encendieron unas veladoras en una improvisada tabla sobre un block para utilizarla de altar. Sofía ya sabía cómo jugarla, pero antes jamás le había pasado nada; Les pidió que se sentaran sobre el piso, y comenzó la invocación.

El ojo de la ouija se movió bruscamente después de la primer pregunta -¿Hay alguien aquí? La respuesta fue SI. Las tres sostenían el ojo sobre la tabla, entonces Mariana hizo la segunda pregunta -¿Cuándo voy a morir? En eso Sofía comenzó a hablar raro, muy rápido y no se entendía lo que decía, se sintió una brisa fresca que movió sus cabellos, y Sofía con los ojos en blanco y con voz masculina contesto –Hoy…

Asustadas, Mariana y Silvia, intentaron salir sin importarles que Sofía no se sintiera bien, pero la puerta estaba atascada. Sofía se lanzó sobre ellas con una fuerza descomunal y con un semblante que no era el de ellas, no paraba de reír por la pequeña casa… Mariana empuja a Sofía y logra salir hacia Emilio Carranza; Silvia quedó en shock en un rincón.

Mariana corrió hasta su casa ubicada al poniente de Saltillo y se encerró en su cuarto. Escuchaba ruidos, se movían los muebles, veía sombras. Cuando llega su madre del trabajo la encuentra sobre la cama dormida con una sonrisa, nunca más despertó.

Dos días después los dueños visitan la casa y encuentran a una joven con uniforme de secundaria en un rincón, meciéndose y asustada. Era Silvia, quien se dice sigue internada en un Hospital Mental de Saltillo y fue quien platica la historia en los momentos que tiene reacción. De Mariana, la chica que planeó el juego, nunca se supo nada.

Visítanos:

leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web  eso nos serviría de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply