Internacional

¿Harias este experimento?

Quizás te identifiques conmigo cuando digo que hay demasiados miedos ya infundidos en el hombre, como ver una muerte increíblemente visceral, o despertar con arañas sobre todo tu cuerpo, o quizás el miedo que nace cuando ves una noticia sobre un fantasma, es de noche, estas solo y con la luz de tu cuarto apagada, y te llena tanto el miedo, que piensas que si pisas el suelo cerca de tu cama, puede salir sorpresivamente una mano de debajo de ella y tomarte el pie, o de pronto el miedo que surge cuando te dicen que en la casa donde estas en ese mismo momento, ha muerto alguien y que te muestran una foto y de pronto empiezas a pensar que pasaría si se te llegara a aparecer esa persona, estando tu solo en aquella casa.


Pero por sobre todos los miedos, casi nada se compara a estar viviendo solo en una casa, y que una noche cualquiera, mientras estas medio dormido, sientes que alguien te pone la mano encima y te abraza, o no falta el que este en frente del espejo del baño y se ponga a pensar que pasaría si estuviera solo, y de pronto empieza a tronar, la luz se va, y justo cuando llega otro trueno la luz regresa y en el espejo vez que hay alguien detrás de ti, y lo ves perfectamente y te petrificas y cuando miras hacia atrás ya no hay nadie. Incluso, existe el que quiera grabar algo paranormal en video, pero justo en el sitio que lo capta es en su propia casa y permanece con miedo el resto de su vida, o el que esta en una calle solitaria de noche y pasa al lado de una casa que aparentemente esta desocupada, que no tiene ya ni cortinas, ni muebles ni nada por el estilo, y de pronto ve una sombra dentro de ella y sale corriendo, o el que vive perturbado porque alguien le conto que ahora el duende si te quiere llevar te lleva con colchón y todo, y te da miedo despertarte sobre tu cama pero en un bosque completamente solo, o porque algún amigo te conto la historia del taxista que recogió a una mujer y de un momento a otro, vio por el retrovisor y ya no estaba aquella chica en el carro, pero hay otros miedos que a pesar de tenerlos conseguimos la estúpida idea de enfrentarlos.

De seguro habrás escuchado la historia de Candyman, o la película, con esa cuestión de decir candyman frente a un espejo 5 veces y entonces el se te aparece, o quizás en south park también habrás visto el capitulo de la rumba que hace satanas en la tierra, llamada Hell on Earth, en la que los muchachos de south park, y me refiero a Kenny, Cartman, Stan y Kyle, escuchan la historia de que quien diga biggismos (creo que así se escribe) 3 veces frente a un espejo, hace que ese tipo se le aparezca, pero un día leí la historia en internet, de que en lugar de biggismos se dice verónica 5 veces frente al espejo, a media noche y con las luces apagadas, y simplemente decidí hacerlo con una cámara, por alguna estúpida razón.

Era una noche en la que estaría completamente solo como hasta las 3 de la mañana y decidí hacerlo, con las luces apagas y 5 velas en el baño (esa parte no la decía la historia pero era para agregarle algo de no se que cosa), con la cámara en modo nocturno, para algún día mostrársela a alguien, que bobada haber pensado así.

Ya era casi media noche, faltaban 5 minutos, pero no sabia si empezar a pronunciar el nombre a las 12 o si a las 12 ya debía haberlos pronunciado todos, pero el hecho es que lo hice de la siguiente manera, cuando el reloj diera las 12 los empezaba a pronunciar.

Cuando vi la cámara con la luz de REC encendida, y cuando el reloj sonó a las 12, empecé a pronunciar el nombre, Verónica, Verónica, Verónica, para ser sincero al pronunciarlo la cuarta vez ya me estaba arrepintiendo de hacerlo, pero seguí, Verónica, Verónica… Justo cuando pronuncie el nombre la quinta vez las velas se apagaron, todas al tiempo, y empecé a asustarme, entonces hubo un total silencio, un silencio sepulcral.

Cuando ya creí que no pasaría nada mas, empecé a escuchar pasos, lentos pasos, lentos y pesados pasos, que se acercaban a mi, cada paso sonaba mas cerca que el anterior, era perturbador, en ese momento ni siquiera me acordaba de la cámara, el miedo era todo lo que pasaba por mi cabeza, no sabia a donde ir, no sabia que hacer, de pronto escuche el ultimo paso, justo detrás mío, yo estaba aun de frente al espejo, y recordé que había llevado el encendedor al baño, y estaba sobre el lava manos, así que trate de alcanzarlo lo mas sigilosamente posible, aunque en ese momento el sigilo era inútil, y trate de encenderlo.

Ahora, unos cuantos días después, me arrepiento profundamente de haber usado el encendedor, pues una vez que salió la candela, se ilumino el espejo y detrás mío logre apreciar el rostro de una mujer, con las cuencas de sus ojos vacías y oscuras, con el cabello blanco y diría que se veía de aproximadamente 26 o 27 años, se veía joven, y quede totalmente petrificado, estuve a punto de desmayarme, entonces ella clavo, aparentemente, su mirada sobre la mía, inclino un poco su cabeza hacia mi lado derecho y empezó a abrir la boca, poco a poco, pero entonces, en un segundo, desapareció justo cuando sonó la puerta del apartamento, y eran mis padres que habían llegado temprano, yo aun seguía petrificado pero me calme un poco cuando ellos llegaron al baño y me preguntaron que tenia.

Mas tarde, mientras yo seguía sin poder dormir, les conté la historia, y entonces ellos se miraron extrañados y sorprendidos al tiempo, y entonces decidieron contarme que la razón por la que llegaron temprano fue porque mientras estaban en la discoteca, llego la policía informando que tenían que cerrar el sitio y todo el mundo tenia que irse para su casa, también otras discotecas cercanas estaban siendo cerradas porque en una de esas habían matado a una mujer, identificada como Verónica, y le habían arrancado los ojos, debieron cerrar todas las discotecas porque aun no sabían en donde podría estar el asesino, y algunas personas informaron que un tipo salió corriendo de la discoteca en ese justo momento y fue directo a otra, así que podría querer refugiarse cualquiera de esas y por seguridad decidieron cerrar todas las discotecas cercanas.

Una vez que me contaron esa historia, me asuste aun mas, pues yo la vi con mis propios ojos, y fue entonces cuando recordé que había puesto la cámara a grabar en el baño mientras hacia el experimento, pero cuando llegue a verla, estaba apagada, y es que las baterías estaban descargadas y no alcanzo a grabar mucho, solo mientras pronunciaba las 2 primeras veces el nombre de Verónica.

Esa misma madrugada decidimos mudarnos, a otro barrio muy lejos de ese, por seguridad, y por miedo. ¿Tu te atreverías a hacer este experimento?

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply