Internacional

El hada de los dientes

El hada de los dientes, es la historia que nos contaban nuestros padres de pequeños, la historia era sencilla; cuando se te caí un diente, lo dejas bajo de tu almohada y en la noche, un hada vendrá y te dejara dinero. Ojala fuese de esta manera, estoy en un hospital psiquiátrico, no porque tenga problemas en mi cerebro, sino por lo que me paso para poder olvidar todo eso.
Yo era un niño con mucha imaginación, creía en todo lo que me decían, desde duendes, fantasmas, brujas y por supuesto hadas. Cuando me hablaron del hada de los dientes por primera vez, me emocione bastante en solo pensar en que gastaría el dinero que me dejaran como juguetes, dulces y esas cosas…
Mirada De Sangre

Mi mama se separo de mi papa mucho tiempo antes y pero yo creía que no gavia ningún resentimiento por parte de los dos. Yo tenia un hermano y mi papa tenia su custodia, como dije antes, mi papa me contó sobre el hada de los dientes y quede muy ilusionado…

Cuando llegue a casa, le conté todo a mi mama. Ella se quedo muy asombrada y muy asustada también. No se porque, siempre que llegaba a casa, la veía leyendo libros extraños sobre demonios, brujería o sobre pesadillas, a mi no me importaba en lo mas mínimo porque según ella, era parte de su trabajo. ¿Pero cual era su trabajo? Ni idea, nunca se lo pregunte.

Un día, mi primer diente se me cayó, yo estaba muy emocionado y fui y le conté a mi mama. Ella se quedo con una sonrisa muy extraña, primero sonrió macabramente y luego sacudió su cabeza y esta vez muy alegre.

A la semana, se me cayó y le conté a mi mama, sonrió muy alegre sin esa sonrisa sádica como la ultima vez. Cuando me fui a dormir, me prepare primero mi pijama y luego me lave los dientes (incluso el que se me cayó). Me fui a dormir, fui a decirle buenas noches a mi mama, y ella me miro con esa sonrisa macabra otra vez. Cuando me fui a la cama, puse el diente bajo mi almohada y me fui a dormir.

Al despertar rápidamente balo la almohada y halle 3 dolares y una carta que decía “Gracias por compartir, eres mi preferido”. Esa frase me sonaba extrañamente pero lo deje pasar.

En la escuela, a la salida, mi maestra se reunió conmigo a solas y me dijo que mis abuelos paternales habían muerto “¿Como cuando y donde?”, ella nunca me lo dijo. Al llegar a mi casa, estaba tan triste que se me olvido decirle a mi mama que se me había aflojado otro diente, mi mama no menciono nada sobre mis abuelos pero con entusiasmo, me pregunto sobre mi diente. Yo le dije que se me había aflojado y mostró esa sonrisa otra vez.
Ella fue al funeral de mis abuelos y a mi me dejo con un tío. Mi tío se durmió y yo por curiosidad fui a revisar las cosas de trabajo de mi mama. Encontré una lista que venían los nombres de mis abuelos paternos, mi papa, mi hermano, mi mama y yo pero vi un nombre extraño al lado de la hoja que decía “hada de los dientes”.
Fgjryt

Cuando se me cayó el segundo diente, hice lo mismo que antes. Cuando desperté, bajo de mi almohada había 4 dolares y otra nota que decía “sigue así”. Al llegar de la escuela, mi mama cunado me dijo que mi papa y mi hermano habían muerto, yo me deprimí mucho y me fui a mi cuarto a llorar horas y horas, no tenia ningún diente flojo, a la mañana siguiente, al despertar encontré una nota que decía “APÚRATE”

Pasaron varios días y no me caí ningún diente. Durante ese tiempo empezaron a aparecer varios notas con puntos suspensivos, no se porque pero nunca se lo dije a mi mama.

Un día me fui a acostar muy temprano porque estaba muy cansado, desperté en un hospital porque tenia sangre en mi boca y sin ninguna razón, todo mi cuerpo tenia signos de pelea, me dejaron dormir en el hospital.

Me desperté esa noche y vi una criatura horrenda, tenia una forma de una mujer joven pero con una joroba llena de sangre y un gran aparato en su boca, se acerco a mi y empezó a sacarme los dientes. Yo no se porque pero no sentía ningún dolor físico, solo tenia mucho miedo y cuando digo mucho miedo, me refiero que estaba llorando en silencio. Cuando vino la policía, llegaron muy tarde, esa cosa ya se había ido y eso es todo lo que me acuerdo.

Desde ese día nunca más me he atrevido a volver a abrir a la boca, ni siquiera para comer, temo que si la vuelvo a abrir, vuelva el hada de los dientes a quitarme otra tanda.

Visítanos:

leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply