Internacional

El payaso Rubén

Esta es la historia de una maquillista, que se especializó mucho en este ámbito. Comenzó a trabajar en un circo, lo dejaremos como un circo ya que por diversos motivos no puedo decir el nombre de este circo.
A todos los actores del circo les caía bien ésta maquillista que le pondremos como seudónimo “Tania”, era una excelente maquillista, maquillaba a todos, al domador de leones, a los trampistas y a todos los payasos excepto a uno, de nombre “Rubén”, el cual decidía maquillarse por sí solo, su maquillaje era muy brillante, lustroso y espectacular, daba una impresión muy vívida y real.
Rubén nunca quiso ser maquillado por Tania, sin embargo, se llevaban bien, Rubén siempre muy cortés y amigable con todos, incluyendo con Tania.
Un buen día Tania decidió preguntarle sobre el tipo de maquillaje que usaba, la sonrisa de Rubén se fue desvaneciendo poco a poco y simplemente se limito a decir que era un maquillaje que compró cuando el circo había pasado por París, hace algunos años. Disimuladamente se dio la vuelta y se fue.
Un día Tania iba de camino a su trabajo cuando se encontró unas patrullas fuera del circo, se acercó y le dijeron que había desaparecido un hombre de unos 33 años de edad el día anterior y que la ultima vez que fue visto, lo fue en el mismo circo. Tania lo dejo desapercibido.
Siguieron pasando los días y un día de trabajo normal para Tania encontró el camerino del payaso Rubén entreabierto, ella toco la puerta y al haber ausencia de respuesta, decidió entrar, se dio un paseo por su camerino, hasta que llegó a un área un poco apartada del mismo, donde había una puerta bajo llave, ella la forzó y por azares del destino la abrió, unos gases de nitrógeno liquido escaparon de la puerta, a pesar de eso decidió entrar.
Continuó viendo y al parecer parecía un laboratorio con varios matraces, vasos de precipitados, probetas y toda clase de instrumentos de laboratorio, al fondo se lograba ver un gran refrigerador bajo unas cajas, ella siguió caminando entre los gases desprendidos que mantenían temperaturas muy bajas en el laboratorio, abrió el refrigerador y se encontró con varias partes humanas en bolsas que iban diciendo “para base de maquillaje blanco” “para consistencia de labial rojo”. Tania salió corriendo despavorida de ese lugar, pero nunca se volvió a saber de ella ni de Rubén, lo que se sabe de esta historia fue encontrada en un diario, un diario dejado en la mesa de una maquillista de un circo, un circo donde solía trabajar un payaso llamado “Rubén”.

Deja tu comentario

Leave a Reply