Internacional

Demencia

Estoy aquí desde que tengo memoria, encerrado entre cuatro paredes blancas, con un techo blanco y un suelo blanco, no hay ventanas, no hay puertas… No sé cómo llegué aquí ni cuando saldré, sólo sé que cada día esto se convierte en un mundo diferente.

Ayer estuve aquí, estaba sentado en el centro de mi habitación con mi vista en el vacío, sólo sé que había un pequeño agujero en la pared, y del otro lado había un ojo observandome. Yo seguí sentado sin nada que hacer, pero ese alguien seguía observandome con su ojo a través del agujero en la pared. Eso me incómodaba, me empecé a inquietar y comencé a caminar en círculos, no soporté más y mire fijamente al agujero en la pared, y el ojo que a través de ella me observaba, me acerqué a la pared, cerré uno de mis ojos y posé mi ojo abierto sobre el orificio en la pared y pude ver el ojo que me observaba desde el otro lado, inesperadamente el orificio desapareció de la pared frente a mis ojos, sólo recuerdo que ese ojo era muy parecido a mi propio ojo…

Esta tarde las cuatro paredes empezaron a agrietarse, se hundieron en sí mismas formando grandes remolinos que fueron reduciendose en pequeños agujeros… Un pequeño agujero se formó en el centro de cada pared blanca.

Comenzó a introducirse por esos agujeros una sombra, se introducia de afuera hacia aquí dentro, se formó una sombra en el aire, fue tomando forma humana, una silueta oscura a mi lado, extendió su larga y oscura mano hacia una de las paredes, con una tenebrosa y gutural voz me dijo: “Acércate, y tienes que mirar a través de la pared”

Fui caminando hacia la pared señalada, cerré un ojo, acerqué gradualmente mi ojo abierto al orificio para ver.
¡Mire!
Muchos hombres y mujeres completamente desnudos, sin piernas ni ojos, arrastrandose en el suelo polvoriento y ensangrentado, hundiendose en lamentos lúgubres y desgarradores, y en medio de ellos un niño de tierna edad, con dorados cabellos, en su mano derecha tenía una hacha, y en su izquierda un ojo que devoraba placidamente, y estaba sentado sobre una pila de piernas amputadas y mutiladas.

Me alejé de la pared y dejé de observar, inmediatamente el orificio que estaba en esta pared cayó al suelo como cenizas.

La sombra se acercó nuevamente a mi, señaló la segunda pared y el segundo orificio, dijo: “Acércate, y tienes que mirar a través de la pared”

Obedecí de inmediato, cerré un ojo y con el otro mire a través del pequeño orificio.
¡Mire!
Muchos hombres y mujeres desnudos atados en sus respectivos asientos de metal con fuertes sogas y nudos, atados de manos, cintura y piernas a sus asientos. Tenían sus bocas cocidas con hilos brillantes, y no tenían ya parpados. Una mirada incómoda y seca procedía de ellos.
Un fuerte ruido interrumpió el silencio y entró una niña de tierna edad, y con una aguja en mano fue de hombre en hombre, de mujer en mujer, clavando su pequeña aguja en los globulos oculares de cada uno. Nadie podía gritar, nadie podía moverse, nadie podía reaccionar, sólo sudaban, sangraban y lloraban en el silencio de su desesperación.

Me aleje de la pared y el orificio en ella volvió al suelo en forma de cenizas.

Nuevamente se acercó la sombra a mi, señaló la otra pared y dijo: “Acércate, y tienes que mirar a través de la pared”

Me acerqué a aquella pared, cerré un ojo y con el otro mire atentamente a través del orificio.
¡Mire!
Cientos de cadáveres irreconocíbles de cientos de niños tirados en el suelo, algunos desmembrados, otros decapitados, y otros cientos de gatos acercandose, lamiendo de los surcos de sangre que habían en el suelo, comiendose la carne descompuesta de los cadáveres de los niños. A esto entró una mujer vestida con un largo vestido blanco, y un velo, como las novias en las bodas. Y con un látigo blanco comenzó a azotar y espantar a los gatos, haciendo volar las gotas de sangre del suelo por los aires que manchaban su impecable vestido blanco con oscuras motas rojas.
Terminado el acto de espantar gatos ahora se agachó y comenzó a revolcarse entre los cadáveres de los niños, y a arrancar con vehemencia pedazos de carne de estos, se los devoraba a grandes trozos y se deleitaba en su sabor.
Se levantó con su vestido completamente rojo y húmedo, olvidó su velo y su látigo entre los cientos de cadáveres y se retiró nuevamente.

Me aleje de esta pared, el orificio cayó al suelo en forma de cenizas, volví a mi posición en el centro de la habitación, y la sombra daba vueltas alrededor mío, luego de unos minutos se paró frente a mi, señaló la pared con el último orificio y me ordenó: “Acércate, y tienes que mirar a través de la pared”

Me acerqué, cerré un ojo y miré con el otro a través del orificio.
¡Mire!
Esto era una habitación de cuatro paredes blancas, con un techo blanco y un suelo blanco, no había ventanas, no había puertas…
Un hombre estaba sentado en medio de esa habitación, con su mirada puesta en el vacío.
Seguí mirando a través del orificio, y este hombre seguía sentado sin nada que hacer, de repente comenzó a incomodarse, empezó a inquietarse y caminar en círculos, de pronto se detuvo y miro fijamente hacia mi orificio, y a mis ojos. Se acercó hacia mi, cerró uno de sus ojos y posó su ojo abierto sobre el orificio mirandome desde el otro lado, inesperadamente el orificio desapareció de la pared frente a mis ojos, sólo recuerdo que ese ojo era muy parecido a mi propio ojo.

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja tu comentario

Leave a Reply